Las industrias en el punto de mira para conseguir la reducción de emisiones que establece la Unión Europea en los Objetivos 2030

El objetivo europeo es claro: la reducción de emisiones en un 55% antes del año 2030. En los años ochenta la llegada del gas natural por gasoducto fue una auténtica revolución para el sector energético, pero las tornas han cambiado y desde el Gobierno deben dar un paso al frente. 

Image

El foco en la industria papelera y cementera para la reducción de emisiones

Ambos sectores utilizan el gas natural como fuente principal de energía, sin embargo, ya han presentado sus respectivas medidas para la reducción de emisiones: conseguir acercarse a los Objetivos 2030 propuestos desde Europa y alcanzar las emisiones cero allá por 2050.

La transición energética para estos dos sectores no está libre de problemas, pues se combina el biogás con el hidrógeno verde y la captura de CO2, ámbitos todavía desconocidos y con mucho aprendizaje por delante.

Se necesitan pruebas, prácticas, desarrollos y reducciones de costes para que el uso de estas nuevas tecnologías en la reducción de emisiones pueda llegar a buen cauce. Sobre todo, ayuda financiera desde fondos de la UE o planes a largo plazo como el Plan Renove que ayuden a las empresas a adaptar sus maquinarias hacia la transición energética.

En el caso de la industria papelera, los niveles de biogás representan el 33% del total. Debido a la forma en la que operan en este sector, aquí la electrificación es más factible para conseguir la reducción de emisiones mediante plantas de energía renovables.

Por otro lado, la industria cementera toma la delantera en este ámbito de la reducción de emisiones porque el 26% del gas que utiliza es de origen renovable. Sin embargo, hay que seguir progresando puesto que la media europea nos sobrepasa el doble. 

Existe una gran ventaja en este ámbito, pues gracias a la “recarbonatación”, proceso que se genera de forma natural y permite la absorción del CO2 que se emite produciendo hormigón. El desarrollo tecnológico podría incluso acelerar esta fase y elevar hasta la mitad la absorción de contaminación que conlleva producirlo.

El caso del sector cerámico en la reducción de emisiones

La reducción de emisiones y la transición energética en este sector cerámico es mucho más complicada que en el resto de los ámbitos. Aquí, la meta de cero emisiones en 2050 no está nada clara.

El futuro de la captura de CO2 en esta industria está borroso, pues su eficiencia depende en gran medida de cómo de concentrado se encuentre el carbono respecto a los demás gases. Para más inri, quedan muchas preguntas que aclarar conforme a la posterior utilización de este gas: ¿se inyecta en la tierra?, ¿se usa en la fabricación de otros materiales?, …

Otro punto que estudiar es el famoso hidrógeno verde. La industria azulejera se está planteando su uso al 40%. No obstante, a día de hoy no es una técnica factible porque se deben ajustar los demás componentes y aporta un grado de humedad que no sería recomendable para la producción de arcilla. Como últimas palabras sobre el tema, el personal especializado en estas industrias concluye que los objetivos de reducción de emisiones que se han marcado por parte de altos cargos en la UE les obligan a no cumplir con los propósitos o a marcharse del país.

Bibliografía:

Nius (26 de julio de 2021). Recuperado el 26 de julio de 2021, de niusdiario.es : La industria alerta de la dificultad de cumplir con los objetivos de reducción de emisiones con la tecnología actual


Otros usuarios también han visitado los siguientes artículos:

Inycom Industria
¿Deseas más información?
Inycom Industria
¿Deseas más información?